miércoles, 6 de diciembre de 2017

EL FENÓMENO OVNI ES NEUTRO Diferencias básicas con el modelo teórico propuesto por Vallée o Keel







Bajo la premisa de la Teoría de la Distorsión, el fenómeno OVNI sería totalmente neutro hacia nosotros, tanto en intencionalidad, como en la supuesta información transferida a los testigos. Si estamos ante la presencia de un fenómeno de tipo psicológico, aunque de origen desconocido, incitado por un agente externo no identificado que conecta/sintoniza con nuestra psique, es muy probable que toda la información (la visual y la verbal) recibida en los encuentros OVNIs tenga una procedencia humana. Estamos enfrentados a un fenómeno de “retroalimentación”, donde todos los contenidos inconscientes (utilizados para elaboración de un falso aterrizaje extraterrestre), son presentados en una proyección, de forma distorsionados, para que no parezcan de origen mental. Por tanto, los mensajes obtenidos de los presuntos alienígenas; científicos, religiosos, sociales, filosóficos, son sólo producto y resultado de un mecanismo psicológico de un agente externo, que los “edita” y “proyecta” como si fueran el resultado de una comunicación extrahumana. Curiosamente estos planteamientos se pueden adaptar a todas las presuntas comunicaciones obtenidas desde el “más allá” desde hace siglos, que verdaderamente, nunca han aportado nada de novedoso al conocimiento humano.
Todas las acciones acometidas por los ocupantes de los OVNIs poseen este mismo origen psíquico. El comportamiento de los “extraterrestres” en su desembarco a tierra, es definido por el inconsciente de los testigos, que determina, que estos seres ante nuestra presencia sean: amigables, violentos, comunicativos, evasivos, etc. Todo esto es fruto de un proceso parecido al que origina nuestros sueños, donde la imagen y el arquetipo, predomina sobre cualquier otro aspecto.
Por tanto, podemos concluir que el fenómeno OVNI, es esencialmente neutro, no intercede en las actividades humanas, ni pretende ningún otro gran propósito oculto. Todo está supeditado exclusivamente a la capacidad “intelectual” de los testigos, que, en últimas instancias, son los únicos responsables de la trascendencia y consecuencias que pueda tener su contacto…




JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.


viernes, 13 de octubre de 2017

LAS APARICIONES DE FATIMA Y EL FALSO MITO DE LA SUPREMACÍA OVNI






Hoy se cumple 100 años de la famosa “danza solar” ocurrida en Fátima (Portugal) ante miles de atónitas personas. Desde hace décadas, multitud de investigadores están plenamente  convencidos que los extraños fenómenos narrados por los tres humildes pastorcillos portugueses pueden enmarcarse dentro del paradigma OVNI. Para estos estudiosos no hay dudas que la aparición mariana de Fatima fue realmente un encuentro cercano con una nave “extraterrestre” malinterpretado por unos niños que apenas podían siquiera imaginar la trascendencia de sus visiones y que además, para mayor desconcierto, fue ocultado y silenciado por la Iglesia, que presentó ante la opinión pública una imagen edulcorada (léase religiosa) de lo que había ocurrido en aquella apartada región lusa. Y es la revisión actualizada de los hechos, con la casuística OVNI en la mano, permitió a muchos ufólogos reinterpretar los acontecimientos de 1917 como la visión de un humanoide asociado a fenómenos aéreos desconocidos. Además, para mayor certeza de sus planteamientos, la “danza del sol” escondía el vuelo de un “disco” plateado que atemorizó a las buenas gentes incapaces de descifrar aquello que se presentaba ante sus narices.
Sin embargo creo que es un craso error creer que el fenómeno OVNI engloba a las apariciones marianas y no al contrario. De hecho, bajo mi perspectiva, ningún paradigma anómalo prevalece sobre otro. Lo ocurrido en Fátima no es sinónimo, ni mucho menos, de episodio ufológico soterrado. Nos hallamos  simplemente ante la manifestación de un fenómeno desconocido, de origen psíquico, que fue transmutándose a medida que los propios testigos comenzaron a influir en su interpretación. Y sólo la fe conjunta de las miles de personas, o sea la fuerte creencia popular en estas apariciones hizo posible el milagro del Sol.

Y hoy día, nosotros hemos hecho un tanto de lo mismo que hicieron aquellos pastorcillos, al “modificar” estas manifestaciones bajo el paraguas ufológico. El fenómeno al que nos enfrentamos utiliza una serie de recursos altamente maleables (aparición de entidades, fenómenos aéreos, luces, etc.) que nosotros mismos modificamos para encajarlos en nuestro sistema de creencias…






JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

sábado, 3 de junio de 2017

EFECTO MATRIX… ¡¡¡OVNIS Y LA BALA MÁGICA!!!







Todo el mundo recuerda la película Matrix (1999) por sus extraordinarios y originales efectos especiales nunca vistos antes en la gran pantalla… ¿Quién no se sorprendió al ver cómo, casi de forma inexplicable, las balas surgían lentamente de los cañones de las pistolas para poder ser esquivadas por el protagonista?. Imaginamos que había una persona, además de los hermanos Wachowskis (directores y guionistas de la película) que conocían este espectacular “efecto”… ¡¡¡Un testigo OVNI!!!…

El 25 de Octubre de 1974, Carl Higdon, de 41 años, había decido ir a cazar al Parque Nacional de Medicine Bow en Wyoming (USA). Serían las 16:15 horas, cuando nuestro protagonista, tras separarse de su compañero encontró un grupo de alces en medio de un claro. Tras apuntar con su rifle al macho de mayor tamaño apretó el gatillo esperando hacer un certero blanco. Entonces ocurrió lo imposible. Higdon comprobó pasmado como la bala salía del rifle, a escasa velocidad, sin hacer el menor ruido, cayendo inexplicablemente a tan solo 15 metros de distancia. Inmediatamente, el testigo sintió como una "campana de silencio" envolvía los alrededores. "¡No podía creer a mis sentidos!  -dijo Higdon a los investigadores- En lugar de una poderosa explosión, la bala de 7 milímetros surgió del cañón de la pistola sin hacer ruido y a cámara lenta.  Flotaba como una mariposa (...)  Yo estaba asombrado.  Me quedé helado.  A mi alrededor había un silencio doloroso.  No se oía ni el canto de un pájaro o el susurro de las hojas en los árboles cercanos.  La única sensación que podía detectar era una sensación de hormigueo que se arrastró por mi columna vertebral.  Esto es similar a la sensación que se dan a menudo antes de una feroz tormenta, cuando el aire está cargado de electricidad estática”. En esos momentos un extraño humanoide vestido de negro, y no era el agente Smith, surgió de la maleza para conducirlo al interior de una nave espacial…. Pero esa es una historia que ya narraré en otra ocasión….





JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

lunes, 1 de mayo de 2017

EL NAUFRAGIO DE LA HIPOTESIS EXTRATERRETRE Y LA DISTORSION…







Pese a lo que pueda pensar el lector profano a las temáticas ufológicas, la mayor parte de la casuística OVNI está plagada de aeronaves que nada tienen que ver con los famosos “platillos volantes”. Y es que en realidad, casi cualquier forma de aparato volador, por muy absurdo que parezca, y por muy alejado que esté de una línea aerodinámica, ha sido observado surcando nuestros cielos, demostrando que el fenómeno de los No Identificados es mucho más complejo de lo que algunos quisieran. Y al igual que ocurre con la tipología de los humanoides, casi infinita e imposible de clasificar, los modelos de “platillo volador” son tan numerosos y diferentes, que es muy improbable que nuestros hipotéticos visitantes extraterrestres puedan tener tal variedad de aeronaves en sus hangares o que estemos siendo visitados, como si nuestro planeta fuera un zoológico espacial, por infinidad de seres alienígenas…
Estas anomalías son sin duda delatadoras de la existencia de un paradigma desconocido relacionado con nuestra psique que, aunque esta provocado y dirigido por un agente externo a nuestra mente, este capaz de catalizar y transformar nuestros pensamientos en una distorsionada “puesta en escena” de visitación alienígena. Por tanto es “lógico” que la literatura OVNI sea tan amplia y divergente como amplios y heterogéneos son los testigos que presencian y protagonizan este fenómeno, mutable en base a nuestra riqueza intelectual. Así que más allá de la simpleza de la hipótesis extraterrestre (HET), en los encuentros cercanos con OVNIs subyace un desconcertante fenómeno psíquico, de comunicación y trasvase de información, entre el inconsciente privativo de los observadores y la “mente creadora” de un agente externo no identificado, que es capaz de plasmar en una proyección “holográfica” una realidad aparente, pero tan efímera y ficticia, como las apariciones de difuntos, de la Virgen María o del abominable Hombre de las Nieves. Y, sólo en contadas ocasiones, por motivos o conjunciones de elementos y factores que ni siquiera podemos aventurar, este tipo de vivencias adquiere una momentánea corporeidad para dar la apariencia de lo que no es y nunca será… una “realidad” como nosotros la entendemos. Por lo tanto, nada de lo percibido durante este tipo de experiencias tiene una continuidad física en nuestro universo… de la misma forma que los protagonistas de una película no continúan la trama después de que haya acabado de proyectarse el film…

Definitivamente la Hipótesis Extraterrestre ha naufragado…





JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

domingo, 2 de abril de 2017

JOSE ANTONIO CARAVACA’S (BRILLIANT) DISTORTION THEORY




Por Rich Reynolds
Copyright 2017, InterAmerica, Inc.



El otro día publiqué la exégesis de mi amigo José Antonio Caravaca de su "Teoría de la Distorsión". ¿Por qué?. Porque es una brillante hipótesis/teoría que explica muchos avistamientos de ovnis, especialmente aquellos con encuentros. He estado promoviendo la teoría de José desde hace varios años y sólo estoy en duda con uno de sus aspectos, y ese es, su "agente externo" no identificado. Pero, para mí, hay una respuesta. Aunque el agente externo de José es comparado por algunos al "mecanismo de control" de Jacques Vallee o al inconsciente (colectivo) de Jung, es matizado hasta el punto de que abre la puerta a una posibilidad que tiene grandes ramificaciones. José ha explicado que su "agente externo" trabaja exclusivamente en el perceptor, la persona que tiene un evento OVNI (o avistamiento).

Es decir, el agente externo proporciona una experiencia que no es generalizada, sino que se aplica sólo a la persona que tiene la vivencia. Cada persona tiene un residuo de material en su armario inconsciente, el banco de memoria de la mente. El agente externo extrae material de ese armario, ese banco de memoria, para crear un escenario que se convierte en la experiencia OVNI. José ha proporcionado, a menudo aquí y en sus blogs, docenas de eventos OVNIs con ejemplos detallados de lo que se elige del banco de memoria de una persona que provoca la experiencia OVNI. Me he preguntado, y he notado el asombro (en otros lugares), sobre qué o quién puede ser ese "agente externo". ¿Es Dios? ¿Es ese despreciable meme, el Trickster (un concepto que odio)? ¿Es la incursión de un ordenador omnipotente que inyecta imágenes en nuestras mentes, a través de ella, o es una simulación de matriz? ¿Es un engaño gubernamental / militar (similar a lo sucedido a Vilas Boas en Brasil) o Arthur Bryant en Inglaterra)? No creo que sea ninguna de esas cosas. Creo que el "agente externo" de José Caravaca es un proceso neurológico o psicológico desconocido (hasta ahora) que es rampante pero desconocido para la ciencia (neurólogos y psicólogos). El "agente externo" de José es un mal funcionamiento del cerebro, un defecto biológico que se aplica a otras fantasías conocidas o experiencias alucinatorias. (Puedo aceptar la idea de un fallo psíquico o un impedimento para la conciencia, pero eso me lleva a un área de pensamiento y discusión ampliamente disputada que se confunde en la frontera donde llegan los OVNIs). En todos los ejemplos que el investigador Caravaca ha ofrecido, hay una conexión innegable a la memoria o a la condición mental de una persona antes de su experiencia, y esa conexión es tangible, en la medida en que un evento neurológico o psicológico puede decirse que es tangible. Freud, Jung y otros psicólogos, junto con algunos neurólogos, como el gran Oliver Sacks han demostrado que tales eventos descritos por José y pertinentes al tema OVNI son reales, en el sentido de que su realidad es un hecho cierto para las personas agraviadas por el fallo mental, un mal funcionamiento neurológico o psicológico. ¿Es el "agente externo" un defecto genético? Quizás. ¿Es un grupo defectuoso de neuronas cerebrales, como el que aflige a las personas que se dice que son esquizofrénicas? Quizás. Lo que el investigador Caravaca ha proporcionado es un cuerpo de material que, si bien se aplica a los OVNIs, a un determinado sector, también podría aplicarse al mundo de la enfermedad mental, de manera genérica. José Antonio Caravaca se ha topado con una explicación de muchos informes OVNIs existentes en la literatura, y algo más, mucho más, creo.


ARTICULO PUBLICADO EN UFO CONJECTURE (S

domingo, 19 de marzo de 2017

OVNIS: LA QUIMERICA Y FALAZ CASUISTICA UFOLOGICA







Estoy convencido que una de las claves más trascendentales e importantes de las manifestaciones anómalas de cualquier tipo (encuentro OVNI, fantasmas, chupacabras, apariciones marianas, etc.)  es la implicación de la psique humana, junto a un agente externo desconocido, en la construcción de unas experiencias, que podríamos catalogar como totalmente artificiosas y engañosas. Aunque durante décadas, los entusiastas en los OVNIs hemos creído en “visitantes extraterrestres”, complejos "Sistemas de control" o “seres ultraterrestres” procedentes de universos paralelos y capaces de las más confusas argucias y manipulaciones, en realidad nos estamos enfrentando a un extraordinario fenómeno de dimensiones, casi exclusivamente psíquicas, capaz de distorsionar ante nuestros ojos el contenido de nuestro rico y casi ilimitable inconsciente, para hacernos creer en una realidad paralela oculta inexistente. Y es que las manifestaciones anómalas no son más que una espontanea y efímera recreación ficticia de un determinado escenario, para satisfacer unos intereses desconocidos, que abarcan desde el aterrizaje de una nave espacial, la visión de una Virgen, hasta una enorme criatura peluda y apestosa que se esconde en los frondosos bosques.
Aunque las experiencias OVNIs recopiladas por los investigadores de medio mundo comparten algunos puntos en común, sobre todo los considerados generalidades del paradigma, la mayor parte del contenido de la vivencia ofrece una información que es de carácter individual y exclusivo, que nunca más, repito, nunca más, se vuelve a repetir en otro evento OVNI. ¿Por qué?. Por la sencilla e ineludible razón de que estas experiencias son intransferibles o extrapolables a otro episodio OVNI, ya que es la íntima psique del testigo la que aporta el “material” que ilustrará, por ejemplo, el encuentro cercano con unos seres extraterrestres. Ninguna persona más en todo el planeta, pese a la existencia de una monumental y casi infinita literatura OVNI volverá a ver a unos determinados humanoides que han sido descritos por un testigo en particular. ¿Pero podemos encontrarnos ante un fenómeno de dimensiones exclusivamente psíquicas provocado por un trastorno mental desconocido?. Si estuviéramos enfrentando a un fenómeno estrictamente psíquico, no diagnosticado aún por nuestra ciencia, y sin connotaciones sobrenaturales,  las manifestaciones OVNIs, y de otra índole, se mostrarían de forma más pública y sin control alguno, y no con la asombrosa elusividad de la que hace gala, mostrándose solo en determinadas ocasiones y a determinadas personas. Y por supuesto no dejaría huellas ni restos… Estamos ante otra “cosa”… pero seguimos avanzando…





JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

miércoles, 1 de febrero de 2017

¿QUE ES LA TEORIA DE LA DISTORSION? LA TESIS QUE HA REVOLUCIONADO EL PENSAMIENTO OVNI…










Vamos a intentar explicar brevemente cuáles son los principios básicos de la TEORÍA DE LA DISTORSIÓN (TD). Uno de los principales puntos que hay que aclarar, antes de comenzar, es que la TD NO defiende que el fenómeno OVNI tenga un origen puramente psicológico, sociológico o alucinatorio, sino que, por el contrario, es PRODUCIDO/PROVOCADO, en primera instancia, por la INTERACCIÓN/COMUNICACIÓN de un AGENTE EXTERNO DESCONOCIDO (AED), INTELIGENTE E INDEPENDIENTE AL SER HUMANO, con los eventuales testigos que describen experiencias con OVNIs. Para lograr sus objetivos, el AED “CONECTA” con la psique de los observadores para “extraer”, del inconsciente individual y privativo de los mismos, material intelectual (que se encuentra en los hobbies, cultura, cine, literatura, etc.), con el propósito de FABRICAR/PROYECTAR una experiencia de VISITACIÓN ALIENÍGENA FICTICIA (por ejemplo el aterrizaje de un platillo volador y sus ocupantes).

¿Qué hace exactamente el AED tras “contactar” con la psique de los testigos? Tras obtener detalles ilustrativos y gráficos del inconsciente del testigo, como por ejemplo la forma de un cohete que vio en un programa de televisión, el casco que utiliza en su motocicleta, o, una llamativa ilustración de una indumentaria que ojeó en una revista, el AED, proyecta una “IMAGEN TRIDIMENSIONAL” (que en realidad son imágenes en movimiento como una “película”), del aterrizaje de un OVNI, pero conteniendo en su “estética” los elementos “robados” de la psique del testigo, pero, distorsionados (modificados/alterados). De esta forma, el observador verá un OVNI con la forma distorsionada del cohete de la televisión, del que descienden unos humanoides, con un tipo de escafandra distorsionada a partir del casco de la moto, o vistiendo una indumentaria estrafalaria que el testigo ha visto en el dibujo de la revista(a veces solo encontramos un detalle distorsionado claramente, pero pueden ser varios como en este ejemplo). Los seres y la nave, aportados por la “creatividad” unida del AED y el testigo, son incluidos en una “base modificable” (un aterrizaje OVNI), a modo de plantilla, que también es aportada por el AED y que sirve para la posterior elaboración de toda la experiencia.Por tanto, es lógico que las descripciones de los ocupantes de los platillos volantes así como las de las propias aeronaves, contengan matices tan dispares y diferentes, en tamaño, colores y formas, de un suceso a otro, imposibles de confrontar y etiquetar, y que confluyen en un alocado e interminable listado de presuntos alienígenas y naves espaciales. Ya que se trataría de un proceso altamente “creativo”, prácticamente infinito en resultados y variantes posibles, determinado por la participación de la psique de los observadores, como componentes singulares, impredecibles e irrepetibles, donde los “elementos a desarrollar” sugeridos por el agente externo, en el caso que nos ocupa “visitante extraterrestre” y “platillo volador”, pueden sufrir todo tipo de variaciones, combinaciones y alteraciones tipológicas, morfológicas o anatómicas en base a la información inconsciente de los testigos.

Los contenidos de la ciencia ficción son utilizados por el Agente Externo para engañar a los testigos...





Pero, los OVNIs dejan huellas, provocan daños en los testigos, se detectan en las pantallas de un radar, ¿Cómo explica esto la Teoría de la Distorsión? En ocasiones, las proyecciones creadas por el AED pueden contener “MATERIA” (lo que hace que los elementos proyectados tengan corporeidad y puedan producir huellas, quemaduras, pisadas, etc.) para hacer creer a los observadores que están presenciando, in situ, el desembarco de una aeronave extraterrestre. La proyección PUEDE SER OBSERVADA POR MÁS PERSONAS y se comporta como si realmente estuvieran allí todos los elementos puestos en juego por el AED; humanoides, nave, luces, etc. moviéndose y actuando como seres independientes y con aparente inteligencia propia. Una recreación perfecta y completa, en todos y cada uno de sus detalles expuestos. Incluso el testigo puede tocar los elementos de la escena representada.
Aunque en muchos casos la proyección carece de materia ( o solo la posee en determinados momentos), y es por ello que se anotan muchísimos efectos desconcertantes e “inexplicables” durante algunos encuentros OVNIs: el aterrizaje no deja huellas, la nave atraviesa objetos (árboles o postes del tendido eléctrico) sin producir ruidos o movimientos, se registran muy pocas marcas sobre el terreno, etc. Además, la proyección puede detectarse en las pantallas de un radar, y provocar, por las “energías” puestas en funcionamiento por el AED para la creación de diferentes efectos sobre los testigos, tales como quemaduras, ceguera, mareos, vómitos, etc.).

¿Qué sucede con la proyección cuando termina la experiencia OVNI? En ningún momento, (ni antes, ni durante, ni después de su encuentro) el testigo es consciente de que muchos de los “ingredientes” de esa escenografía (forma de la nave, morfología de los seres, comportamiento, detalles especiales, etc.) han sido “desenterrados” de su propio inconsciente, pero incorporados a la proyección de forma “DISTORSIONADA” para que no sean reconocibles. Por tanto, resulta obvio que al tratarse de una proyección, NADA de lo sucedido durante la experiencia OVNI obedece a una realidad empírica, ni tiene una continuidad física en nuestro universo después de que el encuentro haya concluido. O sea, los humanoides, la nave y las acciones registradas durante la experiencia NO TIENEN UNA EXISTENCIA REAL, más allá de su proyección ante los testigos. Sencillamente porque nada de lo representado EXISTE fuera de la ilusión creada para la momentánea ocasión. Es una especie de “película” proyectada ante los ojos de los observadores. Y al igual que los personajes de un film no tiene prolongación cuando el metraje termina.


¿Cómo es el agente externo desconocido? Probablemente, ninguno de los aspectos físicos o acciones que expone el AED en sus múltiples y erráticas manifestaciones ante los seres humanos (apariciones marianas, fantasmas, aparecidos, seres criptozoológicos, OVNIs, etc.) es reflejo de su verdadera apariencia o propósito. Y al implicar la “construcción” de estas manifestaciones la participación de una persona, es natural que contengan detalles únicos e intransferibles que no volverán a repetirse en otro encuentro OVNI.

El fenómeno OVNI no ha ido evolucionando, ni modificando su aspecto con el avance de la humanidad ejecutando un perfecto plan de camuflaje, simplemente su apariencia externa es paralela y sincrónica a los progresos humanos (en el terreno científico, literario, imaginario popular, etc.)





¿Pero, quién o qué es el Agente Externo Desconocido? El AED puede ser algún tipo de ENTIDAD ENERGÉTICA PARASITARIA que necesita de las creencias humanas, o de la interacción con las personas para “alimentarse” o “subsistir”. Es muy factible que el AED sea el INSTIGADOR de muchos mitos y folclores presentes en la humanidad y haya utilizado diferentes máscaras y ropajes para presentarse a la humanidad a lo largo de los siglos. Aunque este “camuflaje”, no es sinónimo de una hábil y grandiosa manipulación psíquica, como han pretendido algunos investigadores, sino que, al utilizar los contenidos inconscientes de los testigos, es obvio que las manifestaciones del AED tienen que ser SINCRÓNICAS a los intereses, pensamientos, imaginario y avances de la época. Tampoco puede descartarse que, en ocasiones, el AED se limite a utilizar el folclore local o creencias latentes en la sociedad para su propio “beneficio”, desarrollándolas en sus eventuales contactos con los testigos.

¿El AED influye con sus manifestaciones en los acontecimientos o en el devenir de los seres humanos? El AED utiliza continuos SUBTERFUGIOS Y ENGAÑOS en sus diferentes contactos con la humanidad y no parece querer influir de forma velada, para realizar grandes cambios sociales, políticos, ni parece mostrar el menor interés por el devenir de la especie humana. El AED, aunque aparente lo contrario, no pretende, bajo ningún concepto, la transmisión de algún tipo de mensaje científico o filosófico, más allá de los conocimientos desarrollados por el propio ser humano en un proceso que, en realidad, es una “retroalimentación” de información. Si en algún caso concreto, los visitantes han intercedido o comunicado algún tipo de mensaje que ha interferido de forma notable en el devenir del testigo y su entorno, es porque esta información ya se encontraba soterrada en el inconsciente de la persona afectada por el contacto. Podrían denominarse como “efectos colaterales” o “epifenómenos” (fenómeno accesorio que acompaña al fenómeno principal y que no tiene influencia sobre él) de los “contactos”, pero que en sí, no son el objetivo esencial de las experiencias. De hecho, en la inmensa mayoría de las ocasiones, la influencia de este tipo de experiencias en la vida de los observadores es más bien superflua y carente de significación especial en un ámbito más allá de lo personal. Hay que tener en cuenta que tan sólo, por pura estadística, debido a la existencia de gran cantidad de episodios OVNIs, es indudable que la posibilidad de que algunos de estos encuentros con el AED puedan acarrear algún tipo de cambio/injerencia de mayor repercusión en el testigo o su entorno es viable. Pero sólo es consecuencia de la presencia de una determinada persona (con gran potencial imaginativo, creativo, social, político, empresarial, etc.) que tenía esa información a desarrollar.

Los sueños se caracterizan por su componente absurdo, y probablemente los encuentros cercanos con OVNIs se "edifican" de una manera muy similar...



¿Por qué muchos encuentros cercanos con OVNIs tienen un carácter absurdo e ilógico? La proyección tridimensional tutelada por el AED es “producida” por un “mecanismo desconocido”, pero que en su desarrollo utiliza un proceso similar al de los sueños donde las imágenes y las sensaciones son entrelazadas y presentadas de forma iconográfica. Por tanto, al igual que ocurre en las experiencias oníricas humanas (los sueños), el factor absurdo o las incoherencias están muy presentes en los encuentros cercanos con OVNIs, pero eso sí, controlado en todo momento por el AED (que actúa como el “director” de una “película”) para no salirse en exceso del guión prefijado de la Visitación Alienígena. Bajo este paradigma, estas piezas ilógicas, consideradas por muchos investigadores como unos elementos característicos y reveladores del fenómeno OVNIs indescifrables, muestran su verdadero y desnudo significado. Son simplemente consecuencia del complejo proceso mental que surge de la “simbiosis” de la mente humana y el AED, para la creación de las proyecciones. Evidencia per si de la implicación mental humana en la creación de unas experiencias desconcertantes.

Esta es la síntesis de la Teoría de la Distorsión…






JOSE ANTONIO CARAV@CA



Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.